March 23, 2022 by ConTextos

Herstory: Enseñar en comunidad

Cuando hace tres años la directora le propuso ser maestra de primer grado, Lelis Argueta se acobardó. “Usted me tiene que ayudar – le decía a su compañera de parvularia- porque realmente yo siento que no estoy preparada”. Y escuchaba “no niña Lelis, no tenga miedo, tome los niños y va a ver que pronto se va a adecuar a ese nivel”.

Tenía motivos para sus dudas: Lelis Argueta trabajó siempre en el Centro Escolar Agua Zarca, en Torola, Morazán como maestra de tercer ciclo. Siempre, desde el año 2008.

Pero aceptó. Quizás la alentaron las palabras de la directora: 

“Yo conozco tu trabajo, sé que vas a sacar adelante esto”. 

Y así fue.

Ahora nadie la quita de ese lugar. 

“Si me preguntan, yo estoy encantada, feliz”, dice, y eso que no la tuvo fácil.

En su casi estrenado primer grado, Lelis tuvo que lidiar con la cuarentena y la pandemia, justamente en Torola, una zona muy alejada de la comodidad de la tablet y de la ayuda escolar en casa. 

Su escuela, además, tiene un muy buen nivel en parvularia, así que alumnos y alumnas llegan bien preparados a primer grado. 

Sin embargo, el 2021, sin parvularia presencial previa, fue otra cosa.

En su aula había distintos niveles de aprendizaje y muy marcados y, aunque solo eran 11 estudiantes, Lelis no podía ocuparse personalmente de todos y todas, principalmente de quienes necesitaban más ayuda, como hubiera querido.

Así que para ella, el cambio de escenario significó un cambio de estrategia.

Lelis buscó estudiantes de séptimo, octavo y noveno grado para proponerles ser tutores y tutoras de su primer grado.

El proyecto se llamó “Con tu ayuda puedo avanzar, crear muchas historias y sumar alegrías” y recibió el reconocimiento del Mango Dorado 2021 que entrega ConTextos todos los años a maestras y maestros innovadores.

Participaron 6 estudiantes que llegaban a la escuela en parejas: lunes, miércoles y viernes y se enfocaban, principalmente, en apoyar en Matemáticas y Lenguaje.

Lelis empezó este proyecto en agosto del 2021 y piensa desarrollarlo todo el 2022 porque el avance, no solo de los niños y niñas, fue “bastante significativo”.

Cuenta que una joven, al principio, le dijo “profe, fíjese que yo no sé si voy a poder ser tutora porque yo soy bien enojada y no tengo paciencia”, pero Lelis se tomó el trabajo de explicarle que la paciencia no viene en los genes, que enseñar es ponerse en otros zapatos y que, a veces, no es que los niños o niñas no quieran entender sino que se les hace difícil. 

La joven sí lo logró, tanto, que cree que podría ser profesora.  

También se sumaron madres y padres al proyecto; llegaron a la escuela a escribir cuentos.

Cuando presentó su propuesta para participar en el Mango Dorado fue muy precisa y dijo “la pandemia dejó fuertes vacíos en los estudiantes y era necesario hacer una retroalimentación desde otros espacios más lúdicos y menos rígidos”.

En la charla lo ilustró mejor: “si a mí me dicen ponete de cabeza que los niños van a aprender a leer y escribir yo me pongo, porque ese es el objetivo final”.

Reconocemos el compromiso de las docentes para transformar la educación en El Salvador. Invitamos a nuestras audiencias a reflexionar sobre ¿cómo podemos aportar para que la realidad de las docentes sea de igualdad y equidad de género?

Recent Posts

September 8, 2022

La foto

Por Daniela Raffo. Como eran casi trescientas personas y yo estaba sistematizando, es decir paseando por las mesas tomando notas de lo que oía, no…

Read More
August 25, 2022

Reencuentro con las escuelas de Izote

Por Jackeline Ascencio. Cuando me dijeron que tenía que preparar libros para llevar a las escuelas de Izote sentí una gran emoción. Esas escuelas fueron…

Read More
July 20, 2022

Instalando espacios de esperanza

Por Leidy Hernández. Recuerdo que cuando era niña, en la bodega de mi escuelita rural había algunos libros en estantes altos y solo podíamos tenerlos…

Read More